• portugues
  • espanhol
  • ingles
  • diminuir texto
  • aumentar texto

Caminos de Portinari

ImpressãoEl Museo Casa de Portinari invita a recurrir los Caminos de Portinari como una forma de conectar otros espacios y paisajes de la ciudad de Brodowski, como territorio de la memoria del artista y de la comunidad, que ampliarán la comprensión de los recuerdos de su pasado como temas recurrentes y referenciales en su obra, lo que permite conocer las verdades simples y los grandes sentimientos asociados con fuerte presencia de la tierra natal en la vida del pintor, su lugar de refugio e inspiración, fortalecimiento y conexión con sus raíces y orígenes.

 

 

 

 

 

 

 

 

Plaza Candido Portinari

2

La Plaza Candido Portinari, antes sólo una laguna, fue inaugurada el 22/08/1969 con el busto en honor del artista.

Escenario de la experiencia de Portinari en la ciudad, donde el artista jugó durante su infancia, donde los circos se instalaban para poblar la imaginación de los chicos de sueños y fantasías, donde los vientos y tormentas calaban y asustaban a los habitantes de los alrededores y al niño Candinho, donde los cometas adornan el cielo de puntos coloridos y las estrellas brillaban e iluminaban los juegos que libertaban a los niños.

 

…”Ciertas noches de cielo estrellado

y luna nos tumbábamos sobre la hierba

de la iglesia de ojos presos

por hilos luminosos del cielo

era juego de

Encantamiento”…

… “Las golondrinas

Llenaban la pequeña iglesia

su canto acompañaba

el repique de la campana de mi

infancia”….

… “¡Si supiera por donde

Anda el sonido de la campana

En los albores del día de

Festividad de San Antonio!”…

Candido Portinari

Iglesia Santo Antônio

3

La capilla de San Antonio fue la primera iglesia de Brodowski. Su nombre era Nuestra Señora Aparecida, nombre de la parroquia instalada en 1905. En el cambio de la sede parroquial a la nueva y mayor iglesia, en 1913, ésta recibió el nombre actual.

En 1942, la capilla fue reformada con el apoyo de los residentes de la ciudad, incluyendo Candido Portinari, quien también ofreció una de sus pinturas especialmente para su altar – San Antonio – con la condición expresa y registrada en el Término de Donación que ésta nunca saliera de esa iglesia, la cual aparece recurrentemente en las obras de Portinari como elemento de composición, con su inconfundible y única arquitectura.

 

“La iglesia de Santo Antonio era el nido de las golondrinas. Por las tardes, era un placer verlas en gran cantidad trinando y dando espectáculos con acrobacias. Iban y venían los cables de luz eléctrica, fuera de la iglesia.  Con sus vueltas y revueltas, todas al mismo tiempo, sin chocar. Nadie lanzaba piedras. Teníamos tirachinas y funda.”

Candido Portinari

Quiosco “Lauro José Almeida Pinto”

4

El quiosco de Brodowski fue construido en 1922, por el entonces alcalde, farmacéutico Antônio Leite de Oliva. En 1982, recibió el nombre de Lauro José Almeida Pinto, en homenaje al periodista que mantuvo en su planta baja, de 1940 a 1982, un servicio de altavoz.

Instalado en el corazón de la plaza central de la ciudad, Praça Martim Moreira; con los desfiles de bandas viejas, anuncios y mensajes, la banda marca la memoria afectiva de muchos brodowskianos. Fue el escenario de grandes amores, encuentros y desencuentros en días festivos y domingos musicales.

¿Cómo olvidar el olor de las palomitas de maíz, coqueteos y suspiros de corazones enamorados, el zumbido alrededor, el sonido del Ave Maria al triste anuncio de muerte, remordimiento y tristeza?; otros avisos, la vida latía alrededor del quiosco, seguía su ritmo.

 

…”Fiestas, procesiones, banda de música,

subastas de prendas y el sonido de las campanas,

paseo en la retreta, chicas hermosas,

todas con sus mejores galas…”

…”Había dos bandas de música, la Carlos Gomes y la Ítalo-brasileña…

Las dos bandas de música tocaban una vez cada una. En el quiosco los domingos también. Las chicas y los chicos se encontraban en la retreta”.

Candido Portinari

Antigua Estación de Tren

5

La historia de Brodowski está vinculada a los carriles de la Compañía de Ferrocarriles Mogiana. En 1886, los carriles que iban de Campinas hasta Mogi-Mirim y de un terminal hasta Amparo, cuya extensión seguía hasta las márgenes del Río Grande, pasando por Casa Branca y Franca, llegó a las tierras de Batatais.

En 1893, el agricultor Lúcio Enéas de Mello Fagundes donó una parte de la finca de la contienda para la construcción de una estación y almacén. Otros agricultores de la región apoyaron la idea porque facilitaría el envío del café cultivado en la región.

La Compañía Mogiana respondió a los agricultores e inauguró la nueva estación en 05/09/1894. En homenaje al Inspector General de ferrocarril en aquel momento, el ingeniero polaco Aleksander Brodowski; la estación recibió el nombre de Brodowski y constituye el selecto conjunto de estaciones ferroviarias de la década de 1890 que mantuvieron su arquitectura original y sobrevivió al tiempo.

Alrededor de la estación, nació en la ciudad. Estación que vio partir a Portinari para convertirse en un pintor y para donde volvió tantas veces en busca de reencuentro con la tierra natal.

 

“Hicieron una parada, una parada

para el tren cargar café

antes, caminos difíciles, carros de bueyes

transitaban, llevando días y días.

Más tarde, una casa aquí y otra allá. “

…”En el andén de la estación

Esperábamos la llegada del tren

Quizás viene cualquier cosa

para nosotros: un volumen de alegría”…

… “Entró en mi pueblo,

Lo cruzaba para llegar

a casa. Siempre

la alegría del regreso compensaba”…

…”Los viajes de tren fueron los mejores.

Mirando los árboles, las casas, los animales y

Los hilos telegráficos, iba soñando.

Los paisajes y sus habitantes

Vistos de allí parecían contentos…

Todo endomingado. Disfrutaba el

ruido del tren. En las paradas, en las

pequeñas estaciones, habían los

mendigos, ciegos o sin pierna, los

chicos pregonando algo y las

hijas del jefe vendiendo café en

una ventana “…

Candido Portinari

Bebedero Público de Animales

6

Instalado junto a la Estación de Tren de Brodowski, durante muchos años después de la formación de la ciudad en 1894, los que desembarcaban con niños y maletas, tenían que usar un trole (vehículo de 4 ruedas tirado por caballos). Era el medio de transporte en la ciudad y de las fincas.

En la ciudad, este bebedero público servía como apoyo a numerosos residentes de la zona rural, muy poblada en los primeros días de la ciudad, para dar agua a los animales, a su llegada y en la preparación de nuevos viajes, donde algunos residentes se lavaban y limpiaban el polvo de la carretera de tierra, revelando la vida rural de la ciudad, donde los niños jugaban a la rebeldía de las recomendaciones de los adultos.

Está en el grupo de construcciones no demolidas con el tiempo, con los nuevos diseños que se configuran en el paisaje urbano de la ciudad, constituyendo un elemento importante de referencia de un tiempo y sus costumbres en la trayectoria histórica de la ciudad y la vida cotidiana de sus habitantes.

 

“De vuelta a casa

Pasaba uno u otro trole

o caballero procedente de las granjas”.

… “Yo nací y me sentaba en la grupa

de muchos caballeros.

Luego monté solo en caballo

Pie de maíz…”

…”Monté en bicicleta y a caballo.

Tuve miedos

y soñé…”

…”Amanecer alegre en las fiestas

De la hacienda. Preparaban

los caballos juntándolos a

los troles. Se ponen la música”…

Candido Portinari